miércoles, 22 de enero de 2014

Ecuador detecta inusual presencia de militares de EEUU en su territorio y exige su inmediata salida



Quito, 22 ene (Andes).- El presidente de Ecuador, Rafael Correa, informó este miércoles que su gobierno está tomando las medidas pertinentes para la salida de un grupo de militares de Estados Unidos que permanece en el territorio del país andino.
El grupo de militares, en un número aproximado de cincuenta efectivos, permanece en el país bajo la figura de agregados militares en la legación diplomática de Washington en Quito.
El mandatario ecuatoriano dijo en un encuentro con representantes de medios internacionales que la presencia de los militares extranjeros fue detectada en 2013 luego de que un helicóptero de la Fuerza Aérea nacional fue atacado en la frontera con Colombia.
“Son alrededor de cincuenta ¿quién puede justificar algo así?”, cuestionó el presidente Correa quien tildó como una falta de respeto la presencia inusual de militares de EEUU en el territorio ecuatoriano.
“Lamentablemente esta gente ha estado infiltrada en todos los sectores que lo más escandaloso parecía normal. Y volaban en helicópteros de las Fuerzas Aérea, de la Fuerza Terrestre, y era normal que soldados extranjeros estén volando con nuestros soldados en zona de frontera”, manifestó Correa.
El ataque con balas de fusil a la aeronave de Ecuador se registró en agosto de 2013 en la frontera con Colombia, en las cercanías del río Mataje, límite natural entre ambos países. Los militares ecuatorianos se encontraban realizando un operativo antinarcóticos en esa zona.
El presidente Correa dijo a los periodistas presentes en el Palacio de Gobierno que si no hubiera sido por ese incidente, no se habrían enterado de la presencia del grupo de militares estadounidenses en el país y su participación en operativos de los soldados nacionales.
Una fuente gubernamental, que pidió el anonimato, dijo a Andes que no es usual un número tan alto de militares acreditados en una embajada foránea por lo que Ecuador está pidiendo a Estados Unidos que reduzca el contingente castrense.
Política torpe de EEUU hacia América Latina
En otro tema, el presidente criticó la política “torpe” de Estados Unidos hacia América Latina y reconoció que las relaciones entre Quito y Washington atraviesan por una tensión debido a la desconfianza de ese país hacia los que considera gobiernos hostiles.
El mandatario ecuatoriano puntualizó que él no es hostil con EEUU ni se considera antiestadounidense.
“No soy de la izquierda boba que tiene en su check list: ser estadounidense, ser anticlerical (…) soy de una izquierda moderna y en lo personal quiero mucho a los EEUU, tengo dos títulos académicos de universidades norteamericanas (…) pero eso no implica que no denunciemos lo que hay que denunciar”, recalcó.
Cuestionó por ejemplo las amenazas de EEUU de retirar las preferencias arancelarias andinas (ATPDEA) si Ecuador le concedía asilo al ex analista de la NSA Edward Snowden, incentivo al que Quito renunció finalmente de manera unilateral.
Correa cuestionó también el programa de espionaje masivo de EEUU, que incluyó a líderes mundiales, y las recientes declaraciones del presidente Barack Obama en el sentido de que iba a dejar de espiar solamente a sus aliados.

Publicado por José Núñez de Revista Zulia Prensa, Prensamerica & Conape Internacional con información de Agencia de Noticias Andes de Ecuador.