domingo, 14 de julio de 2013

El hambre amenaza a millones de estadounidenses. La Cámara de Representantes del Congreso de Estados Unidos ha excluido el programa de Asistencia de Nutrición Suplementaria

El hambre amenaza a millones de estadounidenses. La Cámara de Representantes del Congreso de Estados Unidos ha excluido el programa de Asistencia de Nutrición Suplementaria (SNAP, por sus siglas en inglés) de la ley agrícola. Unos 50 millones de norteamericanos perderán el acceso a una alimentación adecuada.
“Vamos a considerar eso más tarde”, ha publicado el sábado el diario estadounidense ‘The New York Times’, citando al presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner.
La Cámara de Representantes ha excluido este principal recurso que da acceso a alimentos, mientras que el Centro de Presupuesto y Prioridades Políticas afirma que el SNAP ha sido uno de los programas más eficaces contra la pobreza en Estados Unidos.
Según New York Times, durante décadas los subsidios agrícolas y los cupones de alimentos se han combinado por razones simples de conveniencia política.
El mes pasado, el foro legislativo rechazó aprobar dicha norma porque contenía fondos para el programa de bonos alimenticios de sectores pobres por más de 20 mil millones de dólares, lo que fue calificado como “extremadamente muy generosos” por los republicanos más conservadores.
En una reciente encuesta realizada por el centro estadounidense de investigaciones ‘Pew’, casi una cuarta parte de los habitantes de este, ha dicho que tenía problemas para conseguir comida.
‘Global Research’ revela que 47 millones 800 mil estadounidenses, entre ellos 17 millones niños, viven en inseguridad alimentaria y utilizan cupones para satisfacer sus necesidades alimenticias, una cifra que ha aumentado un 70 por ciento desde 2008 debido a la elevada tasa de desempleo y pobreza.
Mientras miles de estadounidenses se mueren de hambre, pierden sus viviendas y son víctimas de la inseguridad, el Departamento de Estado ha dedicado 630.000 dólares para aumentar el número de “me gusta” en sus páginas de Facebook, pero eso no le genera una mayor implicación de la audiencia, La inversión de 630.000 dólares (490.000 euros) realizada en el último año logró un importante número de fans de las cuatro páginas en inglés que el Departamento de Estado tiene en Facebook, hechas a través de la Oficina de Información Internacional, el brazo de “diplomacia pública” dedicado a divulgar las actividades del departamento que ahora dirige John Kerry.
Las cuatro páginas pasaron de cien mil fans cada una a un promedio de 2,5 millones a mediados de marzo de 2013, sumando en conjunto cerca de diez millones. Las páginas en otros idiomas pasaron de un promedio de 68.000 a 450.000 fans. El informe recoge críticas por haber centrado la campaña de captación de mayor audiencia en un proceso de “comprar fans”, contabilizando como tales a gente que “en realidad no tiene verdadero interés en el tema y ya no se implica más”.
Por otra parte el presupuesto militar estadounidense en los últimos dos años superó al gasto conjunto de los 10 países que más fondos dedican a la defensa y constituyó el 40 % de los egresos mundiales en esa esfera.
El gobierno de EEUU asignó a actividades bélicas 668 mil millones de dólares, alrededor del 5 % de su producto interno bruto, volumen cuatro veces superior al monto dedicado por la República Popular China, que ocupa el segundo lugar en ese acápite.
Estados Unidos es, además, el principal exportador de armas, al vender al exterior más del doble que Rusia, su competidor más próximo, señala el diario The Wall Street Journal, que cita datos del Instituto de Investigaciones para la Paz (SIPRI) con sede en Estocolmo, Suecia.
Esto tiene lugar a pesar de que la crisis fiscal obligó al Pentágono a reajustar sus gastos así como la disminución de fondos asignados a actividades en ultramar tras la culminación de la presencia militar en Iraq desde diciembre de 2011 y la paulatina reducción de las actividades castrenses en Afganistán.
A eso le sumamos cientos de bases militares, que tiene el gobierno EEUU alrededor del mundo, con un costo de más de 2.000 millardos de dólares al año, obligando a Estado Unidos a buscar otra fuentes de ingresos económicos, ya que su principal fuente de ingreso (La fabricación de guerra entre países y así poderle vender sus armas) no le ha dado resultado en los últimos años, ya que cada vez son más los países que se suman a movimientos de paz entre países hermanos, estamos afínales del antiguo régimen estadounidenses y al principio de un nuevo orden mundial, donde todos los países queremos paz, por lo tanto le han perdido el interés de negociar con el abogado del diablo.