miércoles, 7 de agosto de 2013

El diputado Ventura garantizó que el Gobierno no expropiará las clínicas


El diputado Henry Ventura (PSUV-Falcón) señaló que el Gobierno no está interesado en expropiar las clínicas privadas, pero no puede permitir que se especule con la salud.
La declaración la ofreció durante la instalación de la comisión especial que estudiará los costos y precios de los centros privados de salud, la cual está integrada por Ventura, Bernardo Guerra (AD-Vargas), Eduardo Piñate (PSUV-Distrito Capital) y Oscar Figuera (PCV).
Ayer asistieron a la comisión los representantes de la Asociación Venezolana de Clínicas Privadas, la Red de Sociedades Científicas y Médicas y directivos de los centros privados, quienes solicitaron la derogación de los anexos A y B de la Providencia 294 que establece los precios de los servicios médicos, por considerar que están muy por debajo de su importe real.
La providencia fue publicada en la Gaceta Oficial Nº 40.196 del 26 de junio, y en ella se establecen además los procedimientos para la inscripción de los centros de salud privados en el Registro Nacional de Precios de Bienes y Servicios.
Ventura recalcó que la intención del Gobierno no es perjudicar a los dueños de las clínicas, pero indicó que no se puede especular con la salud: “Creemos que las clínicas privadas deben seguir funcionando con un servicio de calidad, pero no podemos permitir la especulación”.
Asimismo, les hizo un llamado “a no dejarse llevar por la voracidad de algunos actores políticos”.
Ventura apuntó que es necesario aclarar por qué algunas empresas reciben dólares preferenciales para la importación de medicamentos y equipos médicos, mientras las clínicas se quejan porque deben hacer sus compras con el dólar paralelo.
Declaró que ayer los representantes de los centros privados manifestaron su preocupación porque los servicios desmejoren, “ya que las ganancias no les permiten sostenimiento; nosotros les hemos pedido que si la Providencia 294, que estableció unos costos, no es rentable que presenten una propuesta”.
A la Sudecop se le pedirá que explique sobre qué parámetros establecieron los precios. El diputado Ventura informó que se designarán comisiones técnicas de alto nivel para evaluar los costos.

DESACUERDOS

Representantes de los centros privados de salud pidieron la anulación de la Providencia 294 por considerar que el importe de los servicios médicos está por debajo de valor real.
Hipólito García, presidente de la Asociación Venezolana de Clínicas Privadas, estuvo en desacuerdo con los anexos A y B donde se señalan los precios de los exámenes de laboratorio, radiología, hospitalización, cuidados intensivos, quirófano y servicios especializados, entre otros.
Aclaró que la organización no está desacuerdo con las fiscalizaciones continuas que hace el Estado, a través de Indepabis, Ministerio del Trabajo, Seniat, Seguro Social y Ministerio de Salud: “Es su rol y su responsabilidad hacer las regulaciones y las inspecciones”.
Refirió que un Rx simple cuesta, según sus cálculos, 700 bolívares, pero la providencia fijó un precio de 208 bolívares. La asociación considera que una tomografía vale 1.500 bolívares y la Sundecop estableció un costo de 800 bolívares, mientras que una resonancia magnética para las clínicas cuesta 2.000 y la providencia la fijó en 1.200 bolívares.
García explicó que los precios están congelados desde marzo de 2012, considerando los costos de 2011.
Expresó que hace más de un año se estableció un acuerdo con el Gobierno para 10 clínicas de Caracas, a través de los fondos administrados, que aseguraba la cobertura a 10 millones de personas, entre trabajadores públicos y sus familiares.
En el acuerdo se incluyeron a 42 instituciones del Estado que recibirían una una tarifa preferencial, pero el esquema se extendió a todas las clínicas del país.
Según García, los centros de salud presentan fallas en los inventarios, medicinas, insumos y adquisición de bienes “por el incremento excesivo de los costos y la saturación de las emergencias”.
Relató que las 200 clínicas que existen en el país cuentan con 7.600 camas que representa el 15%, pero atienden al 55% de los pacientes, mientras que en los hospitales públicos hay 42.500 camas. De allí, que las clínicas presenten un colapso, dijo.
De acuerdo a sus cuentas, la rentabilidad de las clínicas es de 5,5%.
Indicó que el 21 de junio el Gobierno anunció un aumento de 20% en los precios de los servicios, pero consideró que no se trató de un acuerdo sino de una imposición y que el porcentaje es muy bajo.
Señaló que los fondos administrados por el Estado deben a las clínicas 1.523.097.847 bolívares y las aseguradoras 1.445.105.570 bolívares.
El presidente de la asociación aseguró que se encuentran en una situación catastrófica y que debe hacerse una modificación urgente a la Providencia 294.

Hospitales deteriorados

Ayer también acudió a la comisión María Yánez, presidenta de la Red de Sociedades Científicas Médicas, quien manifestó que los hospitales públicos presentan deterioro de su infraestructura, y que existe un déficit de materiales, insumos y personal.
Apuntó que en el país hay 225 hospitales y 4.618 ambulatorios. Indicó que existen 30 mil camas, pero solo 19 mil están operativas por la remodelación de 62 centros.
Según Yánez, desde hace un mes los hospitales no reciben recursos y 10 mil pacientes esperan por una intervención quirúrgica.
Refirió que existe un convenio con Argentina para la puesta en funcionamiento de 19 centros de radioterapia, pero apenas funcionan dos, mientras que el plan de fortalecimiento materno infantil se encuentra paralizado en un 80%.
Yánez pidió la suspensión de la Providencia 294 y propuso que se abra una discusión sobre la situación de la salud para brindar un mejor servicio a la población.
Revista Zulia / SIBCI