viernes, 30 de agosto de 2013

La contaminación del aire EE UU causa 200.000 muertes prematuras



La contaminación del aire en las principales ciudades de EE.UU. es la mayor causa de mortalidad prematura, señala un nuevo estudio. Un promedio de 200.000 personas mueren anualmente en la última década por respirar humos tóxicos.

Los investigadores del Laboratorio para la Aviación y el Medio Ambiente del MIT (Instituto Tecnológico de Massachussets) llevaron a cabo un estudio a nivel nacional en el que calcularon las emisiones de contaminantes y su efecto sobre la mortalidad ciudadana. El equipo de investigadores observó las principales fuentes de contaminación como los escapes de automóviles, chimeneas industriales y la calefacción residencial y comercial. La conclusión resultó poco consoladora: un promedio de 200.000 personas mueren prematuramente cada año debido a gases venenosos.

Además se reveló que de los 50 estados, la peor situación en este sentido es en California (sur), donde se registraron más de 21.000 muertes prematuras en la última década. La mayoría de estas muertes se atribuyen a la exposición a los humos y emisiones de la calefacción y el escape de automóviles. Por otra parte, la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. asegura que más de un millón de californianos están en un mayor riesgo de contraer una enfermedad respiratoria debido a que viven a menos de 300 metros de una carretera.

Se encontró que la causa principal de muerte prematura en el país son las emisiones del transporte, responsables de 53.000 de las 200.000 vidas prematuras. Los humos de la generación de energía eléctrica causaron la muerte de 52.000 personas al año. Entre tanto, las muertes prematuras de las actividades industriales fueron más frecuentes en ciudades como Los Ángeles (California), Filadelfia (Pensilvania) y Atlanta (Georgia).

Uno de los jefes del estudio, el profesor Steven Barrett, recalcó que la reciente investigación ha confirmado los temores existentes acerca de la situación. Hizo hincapié en que la exposición prolongada a las emisiones tóxicas puede acelerar el ritmo de la muerte de los ciudadanos en EE.UU., si no se emprenden actividades para mitigar el problema.
Revista Zulia Prensa / RT Actualidad