jueves, 22 de agosto de 2013

Murió enfermera tras ser puñalada con una jeringa por dos indigentes

La enfermera Milagros Franco (51) murió a consecuencia de la lesión que le provocó en la arteria pulmonar la aguja de la inyectadora que le clavaron las dos indigentes que permanecían recluidas en la Maternidad Concepción Palacios.

La autopsia de ley, practicada en la medicatura forense de Bello Monte, reveló que la punción trajo como consecuencia que la víctima sufriera un trastorno hemodinámico que le ocasionó una pericarditis y, posteriormente, un infarto agudo del miocardio.
Trascendió que los familiares de Franco poseen una radiografía donde se observa la aguja, que fue colectada durante el peritaje forense.

La enfermera era la única que se encontraba de guardia la noche del domingo pasado en el piso 5 de la Maternidad. Tuvo una discusión con dos indigentes que habían dado a luz y esperaban una operación de ligadura de trompas, porque éstas estaban obstaculizando el acceso al ascensor.

Las mujeres, Estefany Barrios (22), y Lekerly Álvaro Zambrano (20), quienes se encuentran en libertad bajo régimen de presentación periódica, la agredieron, golpearon, empujaron contra una puerta de vidrio y le clavaron la inyectadora. Debido a la violencia con la que actuaron la aguja se partió en el interior del cuerpo de la víctima, quien falleció este martes.