jueves, 5 de septiembre de 2013

Agredida la presidenta de la Fundación de Derechos Humanos Ecuménicos Sección Venezuela por 3 compañeros del dueño del Bloque de Armas.

Martín de Armas, vicepresidente del Bloque de Armas, quien hace pocos días, abusando del supuesto poder que ostenta, fue cómplice de una humillación contra una mujer en un reconocido restaurante de Caracas.
Mayerling Rojas fue en esta ocasión víctima de la rabia de un grupo de personas, que apoyadas por la compañía de Martín de Armas, se sintieron con las fuerzas suficientes para atacar de manera directa a una mujer que solo se disponía a cenar con unos amigos en el restaurante Marriot, ubicado en Las Mercedes, municipio Baruta, de Caracas.
Rojas comenta que todo comenzó cuando ella interactuaba con uno de los mesoneros del local, y conversaban sobre las conquistas sociales del Gobierno Bolivariano en estos 14 años de Revolución: “Cuando de repente cuatro hombres ubicados en una mesa cercana escucharon parte de la conversación y de repente se comenzó a escuchar que gritaban 'qué haces tú adoctrinando a la gente aquí, estas colocando al muchacho en contra del dueño del local, vete a comer hamburguesas a Petare, negra marginal'”.
La afectada relata que de pu... para arriba, fue lo más bonito que le dijeron, haciendo referencia a la gravedad de la humillación que sufrió junto a sus acompañantes. “Dos de las cuatro personas, sumergidos en la rabia, intentaron agredirme físicamente pero no pudo concretarse esa agresión en particular ya que los mesoneros del lugar nos brindaron todo el apoyo”, manifestó Mayerling Rojas.
Fue tal el alboroto ocasionado por estos fascistas que tuvo que ser desalojado todo el restaurante mientras llegaban al sitio funcionarios de la Policía municipal de Baruta, la Guardia Nacional y del Sebin.
Inmediatamente, las personas afectadas acudieron a la parte alta del local para resguardarse mientras se calmaban los ánimos pero la tensión aumentó cuando se percataron que habían hecho acto de presencia los guardaespaldas de Martín de Armas.
Cuando bajaron para retirarse del lugar, se dieron cuenta con quien estaban tratando realmente. “Quiero que todo esto quede aquí, que nada salga, nosotros tenemos mucha influencia, ustedes no son nadie, yo soy Martín de Armas, dueño y vicepresidente del Bloque de Armas”, afirmó Mayerling.
Al ver las autoridades de los distintos organismos la gravedad de los acontecimientos, decidieron llevarse detenidos al Sebin a Martín de Armas y a sus tres valientes amigos, a lo cual este respondió, a través de la red social Twitter, que estaba siendo víctima de abuso de poder por parte de la funcionaria Mayerling Rojas.
En respuesta a esa información, divulgada por el dueño del Bloque de Armas, algunos internautas se hicieron eco de la supuesta denuncia sin investigar realmente como fue la situación, uno de esos medios que dio luz verde a esta información mal intencionada fue el periódico Últimas Noticias, a través de su dirección en la red social del pajarito azul.
Vale destacar que la mujer agredida se desempeña como presidenta de la Fundación de Derechos Humanos Ecuménicos Sección Venezuela, fue agente del Estado ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) como defensa del Comandante Supremo Hugo Chávez y es funcionaria del Despacho de la Presidencia de la República.
Los agredidos tomarán acciones legales contra las 4 personas involucradas en el hecho. “Ahora estoy ejerciendo acciones legales ante la Fiscalía, no porque ostente algún cargo, pues le caben todos los delitos, ya que fuimos amenazados de muerte, fuimos víctimas de discriminación racial, violencia contra la mujer, apabullamiento y pare usted de contar”, señaló.
Mayerling Rojas dejó claro que quienes la agredieron directamente a ella y a sus amigos fueron dos, de las tres personas que acompañaban a Martín de Armas, sin embargo, este último con su silencio se hizo partícipe de la agresión.
La agraviada destacó que ya fue presentada una carta ante la Fiscalía y solo se encuentran a la espera que valoren el caso para darle entrada formal a esta denuncia. “Estoy esperando que me llamen para empezar a evacuar mis pruebas en relación a los hechos antes mencionados”.
Rojas afirmó que no le queda duda de que los que la agredieron son los mismos que en el año 2002 le dieron el golpe de Estado al presidente Hugo Chávez. “Y queda en evidencia que desprecian al pueblo venezolano y pretenden tratarnos como nos ven desde los EE.UU., como su patio trasero, como si fuéramos sus esclavos”.
Por último, hizo un llamado a la población que se denomina “chavista light”, a que se mantenga atenta por estas situaciones que parecen aisladas. “Si en algún momento ellos llegan nuevamente al poder, descargarán su odio reprimido contra todos y cada uno de nosotros, por eso el llamado a todos los luchadores a las bases del Psuv, del GPP, a salir a fortalecer el proceso revolucionario este 8 de diciembre en nombre de nuestro Comandante Chávez”.
Las acciones legales a tomar por parte de los afectados no involucran para nada al restaurante donde se presentó el terrible hecho.
Revista Zulia Prensa / Aporrea