lunes, 20 de mayo de 2013

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, amenazó al Gobierno de Damasco con emprender nuevos ataques y bombardeos contra el territorio sirio


(Foto: Archivo)

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, amenazó al Gobierno de
Damasco con emprender nuevos ataques y bombardeos contra el territorio sirio, so pretexto de “evitar que las autoridades de este país hagan llegar armamento al Movimiento de Resistencia Libanés, Hezbolá, considerado por Tel Aviv como un enemigo.
“Israel está actuando para prevenir la transferencia de armas al movimiento de resistencia Hezbolá a través de Siria y continuará haciéndolo para garantizar los intereses de nuestra seguridad nacional”, advirtió el Premier durante la reunión semanal de su Gabinete.
De igual manera, agregó que Israel sigue de cerca todos los acontecimientos en la región y, por ende, su fuerza aérea está preparada para cualquier escenario que amerite tomar acciones a futuro, incluso atacar nuevamente a Siria, “de ser necesario”.
Las declaraciones de Netanyahu se producen semanas después de que Israel lanzó un ataque aéreo contra Siria, específicamente contra instalaciones de investigación científico tecnológicas de Damasco, con la excusa de querer bombardear “un cargamento de misiles avanzados con destino a Hezbolá”.
En aquella ocasión, Damasco rechazó las acusaciones de Tel Aviv y denunció ante la comunidad internacional que los cohetes israelíes golpearon el centro de investigación, siendo su objetivo principal “dar apoyo militar directo a los grupos terroristas” que luchan contra el gobierno sirio.
Por su parte, Tzipi Livni, miembro del gabinete de seguridad de Netanyahu y exministra de Asuntos
Exteriores, puso en tela de juicio las afirmaciones del Primer Ministro.
“No creo que haya ningún israelí que tenga deseos de tomar acciones” en Siria, aseveró Livni, en referencia a las preocupaciones respecto a que un ataque pueda provocar un conflicto regional a gran escala.
El pasado cinco de mayo, Israel realizó una agresión aérea contra el centro de investigación científica de Jamraya, cerca de Damasco. Dos días antes, llevó a cabo una ofensiva aérea, alegando que su objetivo era un cargamento de misiles ultramodernos con destino a Hezbolá.
Asimismo, las amenazas de Netanyahu tienen lugar un día después de que el presidente sirio, Bashar al-Assad, reafirmó que no renunciará a su cargo y que tiene previsto tomar represalias contra aquellos que emprenden medidas hostiles contra su país.
“Fui electo por el pueblo y el pueblo sirio decidirá mi permanencia y las urnas serán el árbitro en las próximas elecciones de 2014. Además, el país ahora está en crisis y cuando el barco se encuentra en medio de la tormenta, el capitán no huye. Y renunciar sería huir”, enfatizó.