domingo, 19 de mayo de 2013

Estados Unidos participa actualmente de diferentes formas en conflictos armados de 74 paises, publico este fin de semana el portal canadiense Global Research.

us-army
AVN – Estados Unidos participa actualmente de diferentes formas en conflictos armados de 74 países, publicó este fin de semana el portal canadiense Global Research.
El portal revela que la presencia norteamericana se facilita por la existencia de bases militares en naciones de los cinco continentes; en esas naciones, Washington ayuda a las fuerzas que favorecen sus intereses como potencia.
El texto revela que EEUU tiene algún tipo de presencia militar en Bahréin, Turquía, Catar, Arabia Saudita, Kuwait, Djibouti, Irak, Afganistán, Kosovo, Jordania, Líbano, Omán, Pakistán, Yemen, Egipto, Kazajastán y Kirquistán, además de las bases establecidas en Alemania, Japón, Corea del Sur, Italia y el Reino Unido.
En Catar, Washington cuenta con la base aérea Al Udeid, que ocupa un área significativa y sirve como puesto avanzado del Comando Central de Estados Unidos (Centcom pro sus siglas en inglés). Este establecimiento está en expansión para acomodar hasta 10.000 soldados y 120 aviones de combate y apoyo logístico.
El Centcom, cuya jefatura radica en la base aérea de MacDill, Florida, tiene presencia en 20 países del Medio Oriente, donde realizan ejercicios militares, programas antiterroristas, de espionaje y apoyo logístico.
Asimismo, existen las misiones del Comando Africano de las Fuerzas Armadas estadounidenses, que supervisa las relaciones militares con 54 naciones del continente.
Global Research revela que durante la administración del presidente Barack Obama se ha incrementado la presencia de las fuerzas de operaciones especiales en 60 países, en algunos de los cuales cumplen misiones encubiertas, a veces bajo el manto de acciones de lucha contra las drogas.
Obama -señala el texto- ha dado luz verde al empleo de esas unidades en acciones que el expresidente George W. Bush no aprobó durante su mandato.
Las acciones también incluyen el territorio continental de Estados Unidos, donde Obama autorizó el empleo de aeronaves teledirigidas, conocidas como drones, para realizar ejecuciones extrajudiciales de ciudadanos norteamericanos dentro de esa nación, si se consideran sospechosos de terrorismo.