miércoles, 10 de julio de 2013

EEUU ha desatado un ataque en contra de todos los países Latinoamérica y del Caribe y sus aliados, conocido como “Golden Eagle”


El gobierno de Estados Unidos ha desatado un ataque en contra de todos los países Latinoamérica y del Caribe y sus aliados, conocido como “Golden Eagle”, que incluye producir un golpe de estado en cada país de América Latina. Entre las instituciones y su estado de derecho, esto se ha repetido a lo largo de cada golpe en el continente y en la actualidad en Venezuela con los actuales sucesos acaecidos desde el 14 de abril.
Un repaso por los sucesivos ocurridos en cada uno de los países claves de Latinoamérica y el Caribe, deja en claro que en nuestro continente está en marcha un proceso que tiene por fin destruir el estado de derecho y la estabilidad de nuestros pueblos y sus gobiernos legítimamente elegidos por el pueblo.
En efecto, el plan desarrollado por EEUU tiene como fundamento atacar los tres pilares que forman la base del Estado de derecho, es decir, la legitimidad institucional, el orden público y la intangibilidad territorial.
En el primer punto esto puede observarse en los ataques sistemáticos de la derecha internacional que apuntan a deslegitimar las instituciones, como el Consejo Nacional Electoral (CNE), la Asamblea Nacional, el Tribunal Supremo de Justicia y a cuestionar la misma legalidad de los presidente de nuestros países libres y soberanos, para con ellos poder justificar la intervención internacional en contra de los gobiernos democráticos, con ello poder arremeter y saquear y explotar nuestras riquezas, las cuales les permitiría liberarse de lo que ya es un hecho palpable, la crisis mundial en lo cual el país más afectado seria EEUU y sus lacayos Europeos, como también sus colonias en África y Japón, sin olvidar a Panamá.
Todo se inició en Argentina contra el presidente ya difunto, cuando intentaron poner en contra a los organismos institucionales de ese país, intentaron llevar a la quiebra a los Argentino pero gracias a la habilidad de su equipo de gobierno, la intervención divina y el apoyo del Líder Mundial El Comandante Supremo Hugo Chávez Frías, de lo cual se dio una fuerte amistad y cooperativismo  no lo lograron, donde la muerte del presidente argentino, fue un obstáculo para sus intenciones y la inmediata actuación de sus dirigentes y la prevención que tuvo su actual presidenta resguardo a los Argentino de que EEUU lograra sus objetivos, también está el caso del Presidente Ecuatoriano Rafael Correa, el cual fue atacado por sus propios cuerpos Policiales, donde sin previo aviso una simple manifestación laboral, se convirtió en un intento de golpe de estado, también está el caso de Venezuela con los ataques a el Presidente Constitucional Hugo Chávez Frías y el intento de golpe, el secuestro del presidente Chávez y las marchas encabezadas por los “lacayos de EEUU en Venezuela, representada por la oposición venezolana”, que buscan radicalizar las acciones de calle y poner en jaque el orden público.
Seguidamente está el caso del presidente Evo Morales, el cual fue secuestrado por los lacayos de estado unidos los europeos, los cuales no solo pusieron en evidencia sus compromiso con EEUU, si no que violaron los derechos de un presidente de otro país hermano, su seguridad y la integridad física del mandatario Boliviano, al obligarlo por la fuerza a aterrizar y violar su estado de derecho.
Los ataques en contra de todos los países Latinoamérica y del Caribe y sus aliados se manifiesta con mayor claridad en las intromisiones reiteradas de paramilitares colombianos en territorio venezolano, a la vez que con el audio de María Corina Machado, donde queda expuesto el pedido de intervención que le hace la derecha a los norteamericanos.

Todos sabemos que los tres aspectos que deben ser debilitados para ir preparando un golpe de Estado, son los que en la actualidad son atacados por la derecha venezolana de forma permanente desde principio de año.

Esta estrategia golpista, en curso en Venezuela, se complementa con las principales claves como son: una campaña de odio hacia el presidente y sus seguidores, trabajada cotidianamente por los medios de comunicación aliados al plan golpista, paros, como el caso de las universidades y desabastecimientos artificiales, tal como viene sucediendo desde principios de este año en Venezuela.

El otro aspecto que se desarrolla en este plan operativo es el desarrollo de un trabajo de infiltración en las Fuerzas Armadas que en el momento del golpe desconozcan la autoridad legal del gobierno, se sumen, y encabecen la ofensiva golpista.

Así, siguiendo cada paso desarrollado por los norteamericanos, fruto de la sistematización de golpes de Estado exitosos en el continente y un trabajo articulado con psicólogos y sociólogos, se puede evidenciar como en Venezuela se está desarrollando el plan golpista, que tiene una temporalidad de 2 o 3 años de preparación.

Esto además puede ser observado al realizarse una comparación por ejemplo con el golpe realizado en Chile contra Salvador Allende, que desembocó en la dictadura de Augusto Pinochet. En ese caso también se pusieron en práctica los elementos, como son el desabastecimiento artificial, paros (de camioneros), grupos de derecha organizados para generar disturbios en la calle y un trabajo de infiltración en las Fuerzas Armadas.

Sin embargo, este plan pudo triunfar en Chile por dos elementos que hoy no se dan en Venezuela, como la pérdida del poder legislativo, la Asamblea Nacional por parte del gobierno y la sublevación de sectores importantes de las Fuerzas Armadas sumados al plan golpista.

Esto significa que el plan golpista efectivamente está en marcha no solo en Venezuela, si no en América Latina, pero la derecha internacional no logra reunir la fuerza, la legitimidad y los actores suficientes para intentar dar el golpe final. Sin embargo, su estrategia es la de la salida golpista y los pasos que se están dando son los que se ha desarrollado por el imperialismo.

Detrás de la derecha internacional, como en todos los golpes del continente, están los EE.UU. que la asesoran, la financian, le proporcionan materiales para perfeccionar su accionar y le ofrecen garantías de protección internacional, de manera que tenga todos los elementos necesarios para realizar su cometido, es decir, terminar con el gobierno constitucional y de derecho e instalar una dictadura como la de Augusto Pinochet.
Por José Núñez Director de la Revista ZuliaPrensa y Gerente General de Sistglobal TV Online, Director de PRENSAMERICA & CONAPE VENEZUELA, inscrito en el SIBCI bajo el Reg. N° 6355. Con estrato del medio comunicacional Online La Iguana TV.