miércoles, 14 de agosto de 2013

Presidente de Bolivia, Evo Morales ridiculizo a Ismael Cala televisora norteamericana CNN en español, bautizada como Cadena Más Mentirosa (CMM)


Evo Morales con Ismael CalaDesde el mismo comienzo del dialogo, el jefe de Estado de esta nación andina denunció que en reiteradas ocasiones CMM lo había tergiversado, e incluso humillado, pero que esta vez no lo iba a permitir, y que el periodista tenía que respetar la reglas de Bolivia, porque no estaba en Estados Unidos. La televisora norteamericana CNN en español, bautizada como Cadena Más Mentirosa (CMM), quedó en ridículo en entrevista que le realizó al presidente de Bolivia, Evo Morales, quien obligó a su interlocutor Ismael Cala a no poder manipularlo, como acostumbra a hacer ese medio de prensa. Inicialmente Morales no accedió por temas de agenda al dialogo con CMM, pero tras un ridículo pataleo público del periodista ante la prensa nacional, el líder indígena latinoamericano decidió conversar en horas de la madrugada con el referido canal. Su única condición fue que la televisora estadounidense tenía que transmitir íntegramente la entrevista, sin cortes ni ediciones malintencionadas, lo que tuvo que acatar tanto el presentador Cala, como sus directivos. Le expresó además claramente que la citada televisora siempre ha representado los intereses imperialistas de Washington, no solo en Latinoamérica, sino internacionalmente. Por su parte, analistas políticos, incluso adversarios del presidente boliviano, tuvieron que reconocer que Morales destrozó, como nunca antes lo había hecho nadie, a la CMM, y rindió ante sus pies al quejoso conductor de origen cubano. Una fuente periodística comentó que algunos pensaban que Cala era “extraordinario” porque trabajaba en la CMM, y en tono de broma señaló seguidamente que el pibe argentino Diego Armando Maradona siempre sería bueno aunque jugara en el peor equipo de futbol del mundo. Asimismo, el diario derechista El Deber, de Santa Cruz, publicó este miércoles en sus páginas que la entrevista del canal norteamericano a Morales fue superficial. Evidentemente no solo fue superficial, sino también poco profesional por parte de Cala, quien demostró además desconocimiento acerca de la realidad boliviana y de la Patria Grande. De otro lado, quedó sellado que el líder indígena latinoamericano es un excelente comunicador, y un hueso duro de roer para sus adversarios nacionales, y extranjeros bien conocidos como el régimen norteamericano.