sábado, 29 de junio de 2013

9 víctimas dejan hechos de violencia perpetrados por Primero Justicia en Aragua

Zulia Prensa/AVN.
Un total de 9 víctimas fue el resultado de los hechos de violencia perpetrados este jueves por seguidores del antichavista Henrique Capriles y acólitos del partido de derecha Primero Justicia, en la urbanización Base Aragua en Maracay, estado Aragua, informó este viernes el gobernador Tareck El Aissami.
"El pueblo de Aragua fue víctima del odio, de la violencia", dijo el mandatario, quien agregó que a la derecha venezolana "no le bastó la vida de 11 compatriotas asesinados el 15 de abril. Siguen con su odio por donde pasan, arremetiendo contra el pueblo, siguen llenos de veneno y sobre todo, el fascista mayor de Miranda (Capriles)".
En un contacto informativo de Venezolana de Televisión, refirió que una de las víctimas, identificada como Yuraima Bravo, se encuentra hospitalizada y que las demás personas están estables.
Señaló que por estos hechos se solicitará formalmente una investigación al Ministerio Público.
Asimismo, repudió estas acciones y responsabilizó al gobernador de Miranda, Capriles Radonski, quien visitó la entidad aragüeña este jueves.
"(Lo) responsabilizamos de estos hechos de violencia, de estas agresiones, de los daños que provocaron en las calles de Maracay. No vamos a permitir que ustedes vengan a prender o armar un bochinche en la ciudad. A partir de ahora tomaremos medidas severas", recalcó El Aissami.
Detalló que estos grupos, que se concentraron en una cancha deportiva, se reunieron para provocar al pueblo al salir con palos, piedras y botellas.
Con gráficas en mano, denunció además que los seguidores, identificados con franelas alusivas a Capriles Radonski, se encontraban ingiriendo bebidas alcohólicas.
El Aissami llamó a la paz y alertó a los gobernadores del país a estar atentos frente a quienes promueven estas acciones de violencia.
"Tomen las previsiones cuando conozcan de la presencia de este fascista. Prepárense, aseguren la paz del pueblo, la tranquilidad (...). No permitamos que un grupo minoritario, que está ofuscado, envenenado, lleno de la maldad más terrible, pretenda adueñarse de la tranquilidad del pueblo mayoritario", insistió.