lunes, 8 de julio de 2013

EEUU ha dedicado 630.000 dólares para aumentar el número de “me gusta” en sus páginas, pero eso no le genera una mayor implicación de la audiencia

El Departamento de Estado ha dedicado 630.000 dólares para aumentar el número de “me gusta” en sus páginas, pero eso no le genera una mayor implicación de la audiencia

Un informe interno de la Administración estadounidense reclama un cambio de estrategia del Departamento de Estado en Facebook, después de que este haya invertido 630.000 dólares en un año para aumentar el número de fans, sin que ello le haya reportado una especial interacción con la audiencia.
El informe, realizado por la Oficina de Inspección General, aconseja al Departamento de Estado que con sus páginas en Facebook no llegue a tanta gente joven y se limite a menos fans, pero más interesados la política internacional. Lo contrario, viene resumir el informe, es tirar el dinero. “Emerge el consenso de que el desarrollo del número de seguidores en Facebook y Twitter no lleva automáticamente a lograr una implicación de la audiencia”, se asegura.
La inversión de 630.000 dólares (490.000 euros) realizada en el último año logró un importante número de fans de las cuatro páginas en inglés que el Departamento de Estado tiene en Facebook, hechas a través de la Oficina de Información Internacional, el brazo de “diplomacia pública” dedicado a divulgar las actividades del departamento que ahora dirige John Kerry.
Las cuatro páginas pasaron de cien mil fans cada una a un promedio de 2,5 millones a mediados de marzo de 2013, sumando en conjunto cerca de diez millones. Las páginas en otros idiomas pasaron de un promedio de 68.000 a 450.000 fans. El informe recoge críticas por haber centrado la campaña de captación de mayor audiencia en un proceso de “comprar fans”, contabilizando como tales a gente que “en realidad no tiene verdadero interés en el tema y ya no se implica más”.
Ello hace que de los 2,5 millones de fans que tienen sus páginas en inglés, solo un 2 por ciento responde con un “me gusta”, comparte contenidos o deja algún comentario. “Muchas cosas colgadas tienen menos de cien comentarios o resultan compartidos, y las más populares solo tienen varios cientos”, indica el informe.
Este advierte que tras las nuevas reglas puestas en práctica por Facebook en septiembre de 2012, “si un usuario no interactúa con contenidos colgados, después de un tiempo esos contenidos no aparecerán más en la alimentación de noticias del usuario a menos que la página compre anuncios patrocinados para asegurar su aparición. Este cambio reduce drásticamente el valor de tener gran cantidad de fans marginalmente interesados y significa que la Oficina de Información Internacional deberá continuar pagando anuncios patrocinados, si no quiere que sus extensas estadísticas caigan de golpe”.
A pesar de que los responsables de las páginas de Facebook en el Departamento de Estado tenían la estrategia de no colgar demasiado material sobre políticas de la Administración, con el fin de hacer el contenido más fácil a una audiencia joven, la Oficina de Inspección General recomienda definir mejor el perfil de los seguidores que se desea tener en las redes sociales, especialmente en Facebook y Twitter.
Revista ZuliaPrensa/ABC,es