domingo, 25 de agosto de 2013

Colombia: toque de queda y militarización, Bogotá ya sufre desabastecimiento

Los precios de los alimentos se triplicaron en la capital colombiana tras cumplirse el quinto día de bloqueo de las principales rutas, consecuencia de la huelga agraria que los campesinos llevan adelante en reclamo por la situación crítica en que se encuentran tras que el gobierno firmara acuerdos de libre comercio habilitando el ingreso de productos agrícolas a precios menores que los de la producción interna.

Un cuarto millón de campesinos enfrenta las fuerzas militares del presidente Juan Manuel Santos, que no ha logrado liberar a las 30 carreteras que son cortadas en forma constante por los huelguistas, pese a los esfuerzos de los militares para reabrirlas. Pesea la militarización de las áreas más conflictivas, poco han logrado hacer los uniformados para que se regularice el transporte carretero e incluso en departamentos como Boyacá se ha decretado el toque de queda, mientras los manifestantes enfrentan a la policía antimotines.

Camiones sumados al conflicto empeoran el abastecimiento

En 11 de los 32 departamentos del país, la Federación Colombiana de Transportadores de Carga por Carretera, ha logrado que unos 40.000 camioneros se sumen a la huelga, en reclamo por el precio de los combustibles. Ello generó en primera instancia una pérdida de leche fresca en las áreas capitalinas, ya que los camioneros no trasladaron el producto que fue arrojado a las rutas y en los campos, antes de que se pudriera.
Tampoco llegan hortalizas ni productos de campo a la capital que se ve desabastecida en un nivel tal que los precios se han triplicado en el mercado local según reconoció la Central de Abastos de Bogotá, al diario El Tiempo.
Los campesinos exigen una mesa de negociación para establecer precios mínimos a los alimentos, así como rebajas en el precio de fertilizantes as estén cortadas: los huelguistas se niegan a rehabilitar el paso si antes no se fija la negociación.