miércoles, 29 de enero de 2014

Los británico en busca del tratamientos para "curar" la homosexualidad

Madrid, 29 enero de 2014.- Un documental de la cadena británica Channel 4 explorará de forma crítica distintas terapias destinadas a una presunta curación de la homosexualidad. En «Cúrame, soy gay» (Cure me, I'm Gay), un conocido médico y presentador televisivo, Christian Jessen, se someterá él mismo a varios tratamientos, y hará pasar por un «detector de mentiras sexuales» a distintas personas que aseguran haber modificado su orientación sexual tras participar en alguno de esos programas.
Jessen, un especialista en salud sexual con un fuerte perfil mediático y abiertamente gay, repasará de forma crítica distintas terapias «reparadoras» empleadas en Estados Unidos y Reino Unido. Tras someterse a varias de ellas, tendrá que pasar por un mecanismo de test que medirá su erección a partir de ciertos estímulos para verificar si se ha producido la «conversión» que propugnan ciertas voces, asociadas en su mayoría a sectores cristianos ultraconservadores, sobre todo de Estados Unidos.
En el documental se entrevistará también a gays, lesbianas, bisexuales y transexuales que aspiran a modificar su orientación sexual, y se introducirá la experiencia de pacientes «ex-gays» que aseguran haberse «curado». Estos serán sometidos a un «test» para detectar si mienten, según los escasos detalles del programa que ha adelantado el «Huffington Post». La cadena no ha confirmado la fecha exacta de emisión del programa, que se programará este año bajo el título «Médico clandestino: Cúrame, soy gay».
Castración de menores en los 50
En el pasado, se han empleado técnicas más o menos inocentes o brutales como la oración, los electroshocks, la hipnosis, el exorcismo o la inducción de náuseas ante el visionado de material homoerótico, un inquietante mecanismo asociado a «La Naranja Mecánica» de Stanley Kubrick. Una investigación periodística en Holanda reveló que la iglesia holandesa llegó a emplear la castración en los años 50 para «curar» la homosexualidad de diez menores.
El consenso médico y científico coincide en que la orientación sexual de las personas no es algo que pueda tratarse médicamente, un punto de vista con el que coincide Jessen, conocido por su participación en «Cuerpos vergonzosos» (Embarrassing Bodies), un programa pseudo-médico de Channel 4. En una entrevista para un portal contra el acoso, el doctor Jessen explicaba cómo había sido él mismo «sometido a comentarios homofóbicos improcedentes de otros médicos, especialmente durante la formación en salud sexual».
«Los prejuicios sobre los pacientes y la salud sexual existen todavía, yo nunca he ocultado mi sexualidad, pero tampoco he hecho de ello bandera, no creo que sea relevante, soy un médico, no un "médico hay"», explicó en su día.
Desde los grupos de defensa de los gays, Peter Lloyd, un activista entrevistado por el «Daily Mail», defiende que, «si sale bien, este programa demostrará que intentar cambiar la sexualidad de una persona es inútil; la medicina no puede, y no debe, alterar la orientación sexual de una persona», afirmaba. «Es la homofobia, y no la homosexualidad, lo que debe curarse; la medicina tiene además problemas más graves», asegura al Mail.
La supuesta curación de la homosexualidad ya generó una polémica televisiva en Gran Bretaña cuando uno de los participantes de «Celebrity Big Brother», una popular versión del formato «Gran Hermano», defendió que ser gay «no está bien». «La Biblia enseña que existe el Bien, y existe el Mal», dijo el ex boxeador Evander Holyfield, que sugirió que era algo que podía «arreglarse». Sus comentarios generaron quejas de espectadores, y el participante ha sido amonestado de cara a la nueva temporada.

Por José Núñez SIBCI Reg. N° 6355 de la Revista Zulia Prensa, Prensamerica & Conape Internacional Venezuela con información de NotiTarde.com