jueves, 30 de mayo de 2013

Zulia Prensa - GNB ha incautado cerca de 700 kilos de drogas en lo que va de año


Retención-de-súper-marihuana
En 26 procedimientos, la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) en Mérida ha incautado en lo que va de año 663,18 kilogramos de droga, entre cocaína, marihuana y súpermarihuana.
El teniente coronel Sergio Negrín, comandante del Destacamento Nº 16, adscrito al Comando Regional Nº 1 de la GNB, informó que en estos casos de tráfico de sustancias prohibidas hay diez vehículos retenidos y 16 personas privadas de libertad. Estas cifras “nos hace uno de los destacamentos con mayor incautación en el país”, dijo.
Los decomisos se han efectuado en el puesto de control fijo Mucurubá, por la carretera trasandina, y el sector El Quebradón, donde ha habido diez procedimientos. También se han realizado cinco operativos este año para combatir el microtráfico en el Centro Penitenciario Región Los Andes, en San Juan de Lagunillas, municipio Sucre. “Mérida es una vía de tránsito y transporte de estas sustancias que ingresan de forma clandestina al país para su posterior extracción fuera del territorio nacional”, aclaró. El pasado lunes en la noche, informó, se decomisaron 314 panelas de súper marihuana (genéticamente modificada) en el puesto de Mucurubá, con un peso de 294 kilogramos. “Es una duro golpe al narcotráfico”, concluyó Negrín. La droga se trasladaba en un camión Cheyene, año 1992, de color rojo, ubicada en cestas vacías de hortalizas.
“Ya nos habían informado que se estaban usando vehículos de hortalizas para transportar droga. Los guardias nacional bajaron las cestas y en el medio consiguieron cuatro bolsas contentivas de las 314 panelas, envueltas en cintas de color azul”, detalló el comandante. Fue detenido un joven de 20 años, natural de Guasdualito y residenciado en Rubio, Táchira, a quien le entregaron el vehículo en la ciudad de Mérida para transportar la droga hasta el páramo y posteriormente otra persona seguiría hasta Caracas. “Se puso a la orden de la Fiscalía Nº 16 del Ministerio Público”, explicó Negrín.

MÉRIDA, TERCER ESTADO EN CONSUMO DE DROGA

Ayer se celebró en el centro cultural Tulio Febres Cordero, en Mérida, el VIII foro de tratamiento, tráfico de droga y prevención integral social para crear espacios de discusión en materia de consumo de sustancias ilícitas, su tratamiento y prevención, enmarcados en el tercer vértice de la Gran Misión A Toda Vida Venezuela. Francisco Guimerá, coordinador en el ámbito educativo universitario de la Organización Estatal Antidrogas (OEA), informó que estos foros se dirigen a estudiantes universitarios. Ayer escucharon las charlas las alumnas y alumnos de la Universidad Experimental de la Seguridad e integrantes de los organismos de seguridad del estado, quien disertaron sobre tráfico, la Ley de Drogas y las investigaciones realizadas sobre el hongo que se come la coca, el uso y abuso de los psicotrópicos y del chimó.
En el estado, tanto en materia de prevención, rehabilitación y reinserción, los municipios priorizados son Campo Elías, Tovar, Libertador y El Vigía, detalló. Por su parte, Benjamín Flores, director de la Fundación José Félix Ribas en Mérida, adscrita al Ministerio del Poder Popular para la Salud, aclaró que en el Centro Especializado de Atención Integral (Cepai) abordan al mes entre 700 y 800 personas, lo que traduce casi 4.000 personas atendidas en lo que va de año, “porque el índice de consumo en el estado es elevado, por eso trabajamos en pro de la educación y prevención”.
Mérida, ciudad estudiantil, universitaria y turística, es el tercer estado en Venezuela donde se registra más consumo de drogas, pero “si hiciéramos algunas inferencias sobre la densidad poblacional, pudiésemos pasar a ser el primer estado del territorio nacional, es decir, tenemos un problema y estamos trabajando para resolverlo con la Gran Misión A Toda Vida Venezuela”, expuso Flores. En FundaRibas, dijo, se trabaja bajo dos modalidades: la ambulatoria y la residencia diurna. El sistema nacional de tratamiento, agregó, cuenta con el centro de orientación familiar, administrado por la OEA; el Cepai, de FundaRibas, y la comunidad terapéutica de la Organización Nacional Antidrogas, que, en el caso de Mérida, se encuentra en construcción en Tabay con el apoyo de las comunidades organizadas.