sábado, 20 de julio de 2013

Tras las declaraciones Samantha Power Venezuela jamás aceptará injerencias de ningún tipo en sus asuntos internos", subrayó la Cancillería venezolana.



Caracas ha decidido dar por finalizado el diálogo con EE.UU., emprendido en Guatemala con el objetivo de normalizar las relaciones, tras las declaraciones sobre Venezuela de la futura embajadora estadounidense ante la ONU, Samantha Power.

La Cancillería venezolana indicó en un comunicado que, tras el respaldo dado por el Departamento de Estado de EE.UU. a "la agenda injerencista" de Power "la República Bolivariana de Venezuela da por terminados los procesos iniciados en las conversaciones de Guatemala".
La futura embajadora de Washington ante la ONU dijo el miércoles en el Congreso que si es confirmada luchará contra "la represión" en Cuba y Venezuela. Venezuela descalificó estas declaraciones y el presidente, Nicolás Maduro, exigió una rectificación a la Administración estadounidense. Paralelamente, el Gobierno venezolano envió una nota de protesta a la embajada de Estados Unidos en Caracas en la que muestra su rechazo por sus declaraciones.

"Samantha Power es una candidata sobresaliente e increíblemente competente. La respaldamos completamente", señaló por su parte, Marie Harf, portavoz del Departamento de Estado.

"La República Bolivariana de Venezuela jamás aceptará injerencias de ningún tipo en sus asuntos internos", subrayó la Cancillería venezolana, que se hizo eco de la opinión de Maduro, según la cual "construir una buena relación con el Gobierno de Estados Unidos pasa por practicar el respeto mutuo y el reconocimiento absoluto y total de los principios de soberanía y autodeterminación".

Con esta conducta, continúa el comunicado, EE.UU. está "contradiciendo el tono y el contenido de lo expresado" por el secretario de Estado, John Kerry, en el encuentro que mantuvo con el canciller venezolano, Elías Jaua, en Guatemala.

Caracas recalcó que es "inaceptable e infundada" la preocupación de EE.UU., ya que que el Gobierno venezolano "ha demostrado ampliamente que posee un sólido sistema de garantías constitucionales para preservar la práctica y el respeto irrestricto a los Derechos Humanos".

"En cambio, el mundo entero expresa constantemente su preocupación por las prácticas represivas ejercidas por EE.UU.", reza el comunicado, que hace especial hincapié en "la violación de los derechos humanos en la prisión ilegal de Guantánamo" y "las matanzas a civiles perpetradas por aviones no tripulados". Además, Caracas hace notar en su comunicado "la lamentable persecución” desatada por EE.UU. contra el ex técnico de la CIA Edward Snowden. 

Las relaciones entre Venezuela y Estados Unidos atraviesan uno de sus puntos más bajos desde 2010, cuando ambos Gobiernos retiraron a sus respectivos embajadores. Ahora la situación se tensa aún más todavía, ya que Venezuela se ha ofrecido refugio para Snowden.
Revista Zulia Presa / RT