martes, 13 de agosto de 2013

EEUU acusa a Venezuela de Violar los Derechos Humanos de sus habitantes, pero en la realidad solo en el área metropolitana de Portland 469 niños son víctima de Comercio sexual infantil



La Universidad Estatal de Portland ha dado a conocer esta semana un nuevo estudio sobre el tráfico sexual infantil en el noroeste de Estados Unidos que es simplemente escalofriante.
La trata de personas es descrita como "el reclutamiento, transporte, posesión o el mantenimiento de una persona por medio de la fuerza, fraude o coerción, con fines de trabajo forzado, servidumbre por deudas, esclavitud, o la participación en el comercio sexual." Esto es un problema grave denunciado por todo el mundo.
En Oregón, los niños a la temprana edad de ocho años se ven involucrados en el comercio sexual y la víctima promedio es menor de 16 años de edad. La mayoría son niñas. Un informe de seguimiento de Shared Hope International indica la participación de pandillas y sugiere que las organizaciones criminales ilegales son uno de los principales facilitadores de estos crímenes contra los niños, que cambian o incluso terminan con su vida. La investigación del grupo muestra que las pandillas están involucradas con frecuencia en la corrupción sexual de los niños con fines de lucro.
La fiscal norteamericana, Amanda Marshall, dice que en el área metropolitana de Portland 469 niños "recibieron servicios sociales para la explotación sexual comercial en los últimos cuatro años."
El estudio determinó que:
Edad: Entre 2009 y 2013, la edad media de las víctimas enviadas al DHS (Departamento de Servicios Humanitarios) o al SARC (Centro de Consulta de Abusos Sexuales) fue de 15,5 años. La víctima más joven en el sistema tenía 8 años de edad y la mayor, 22 años. Estas cifras reflejan la edad a la que acudieron a un organismo de apoyo, no a la que comenzó la explotación. Sexo: 96,4 % de las víctimas son mujeres, cerca de 2,8 % son varones, y el 0,9 % son transexuales.
Etnia: 40,5 % de las víctimas son de raza caucásica, el 27,1 % son afroamericanos, y el 5,1 % son hispanos.
Los jóvenes afroamericanos están desproporcionadamente representados en esta muestra. Los afroamericanos constituyen el 5,8 % de la población del Condado de Multnomah (2 % de la población del estado), sin embargo, representan el 27,1 % de las víctimas de CSEC (Explotación sexual comercial de menores).
A pesar de la investigación, el informe asevera: "Actualmente no existe una base de datos centralizada que contenga información sobre las víctimas".
Muchos se preguntan por qué una sociedad sumida en la aflicción de tal depravación es objeto de un informe de una universidad y de un abogado de EE.UU., en lugar del órgano que hace cumplir las leyes en Oregón. Si el estado es testigo de tanta severidad en los delitos sexuales contra los niños, uno podría pensar que debería ser una prioridad.
Sin embargo, cuando se empiezan a quitar las capas, surge una nueva imagen de Oregón, una de un sistema estatal exagerado que parece demasiado impaciente por despojar a los niños de sus padres por acusaciones menores infundadas. Los niños son separados de sus hogares, con frecuencia aterrorizados, y colocados en casas de extraños donde se sienten fuera de lugar y de ambiente. El número de delitos contra los niños en esta posición no se puede contabilizar, nunca lo conoceremos totalmente, ya que se llevan a cabo con demasiada frecuencia y permanecen envueltos en el manto de la protección y al secreto del gobierno.
Es una noción desgarradora, y el papel del gobierno en estos crímenes sucede en todo EE.UU. y en el Reino Unido. Los niños se convierten constantemente en víctimas del sistema que tanto alegan tiene que "protegerlos". Pero, Oregón tiene un pasado particularmente oscuro en este tipo de cosas.
El antiguo gobernador de Oregón, Neil Goldschmidt, al parecer, ha estado involucrado en una relación sexual con la niñera que tenían de 14 años de edad. Se trata de un funcionario de Oregón, por lo tanto, nunca fue detenido ni condenado por este delito ante un tribunal penal, pero fue llevado ante la corte civil y la verdad del asunto salió a la luz. Yo trabajaba para la estación de la ABC de Portland, cuando todo esto se hizo público. Cubrí la remoción de la pintura de Goldschmidt del edificio del Capitolio.
Pues resulta que...
El exsheriff del condado de Multnomah, Bernie Guisto, acostumbraba a ayudar al antiguo gobernador en sus misiones para tener relaciones sexuales con niños. Más tarde, se reveló que Guisto estaba teniendo una aventura con la esposa del gobernador.
El exjefe del Departamento de Normas de Seguridad y Entrenamiento (DPSST, por sus siglas en inglés), John Minnis, fue sorprendido llevando a una secretaria casada alcohólica más allá de los límites del estado para emborracharla y violarla, nunca fue acusado.
El antiguo sheriff del condado de Marion, Oregón, Russ Isham, fue sorprendido teniendo una aventura extramarital en el coche de un sheriff del condado.
Recientemente, un alto funcionario de prisiones en el Departamento Correccional del estado fue sorprendido teniendo relaciones sexuales con una subordinada.
Un ex fiscal superior en Oregón, Scott McCallister, fue arrestado por posesión de pornografía infantil y evadió la prisión. Hoy, es un abogado en ejercicio en Arizona.
Ninguna de las personas mencionadas anteriormente fue arrestada o condenada bajo la ley de Oregón.
Parece que Oregón podría tener problemas mucho más graves de lo que muchos funcionarios pueden percatarse cuando se trata de depravación sexual y delitos contra los niños. Hay muchas personas con moral en el gobierno estatal tratando de hacer una diferencia, sin embargo, caminan en un sistema de corrupción que está totalmente desenfrenado. Las autoridades de Oregón se regulan a sí mismas, descartan graves acusaciones contra funcionarios de alto rango con un golpe de mano. El sistema de corrupción depende del miedo y la codicia, que lo facultan a continuar.
Revista Zulia Prensa / Hispan TV