lunes, 3 de febrero de 2014

Náufrago sobrevivió 16 meses en el mar bebiendo sangre de aves y tortugas

Luciendo una barba espesa y aferrado a una lata de refresco, el náufrago que afirma haber sobrevivido más de un año a la deriva en el Océano Pacífico tras zarpar desde México, llegó este lunes a Majuro, la capital de las Islas Marshall.

Según las declaraciones del náufrago durante su viaje hacia Majuro desde el atolón Ebon, adonde llegó días atrás, su nombre es José Salvador Albarengo, y esoriginario de El Salvador, aunque vivió al menos 15 años en México antes de comenzar su épico viaje.

Un enfermero tuvo que ayudar al hombre, quien inicialmente había sido identificado sólo como José Iván, para desembarcar por la pasarela de una patrullera de la policía marítima tras un viaje que duró 22 horas desde el remoto atolón coralino de Ebon, al que llegó el jueves de la semana pasada tras haber zarpado desde México a fines de 2012 junto a un compañero desaparecido en el mar, en un pequeña embarcación de fibra de vidrio, de unos 7,3 metros de eslora, cuyos motores se quedaron sin hélices.

Alrededor de 1.000 espectadores se acercaron al muelle donde atracó la lancha patrullera para ver de cerca al náufrago, pelilargo y barbudo con una lata de Coca-Cola en una mano, quien les sonrió y los saludó brevemente antes de ser llevado directamente al hospital de Majuro.

El embajador de Estados Unidos en las Islas Marshall, Thomas Ambruster, ofició como intérprete entre el latinoamericano y las autoridades locales.

"Me dijo que era camaronero y pescador de tiburones", dijo el embajador. "Se le veía mejor de lo que cabría esperar", añadió el diplomático haciendo alusión a su estado físico.

Su identidad la había revelado durante el viaje en patrullera desde Ebon, dijo un funcionario del ministerio de Relaciones Exteriores de las Marshall, un vasto archipiélago de Micronesia.

Cuando llegó al pequeño atolón coralino, al sur del grupo de islas, días atrás, fue avistado por dos lugareños quienes lo rescataron. Entonces se veía por completo desorientado, y apenas vestía un calzoncillo hecho jirones.